viernes, 16 de enero de 2009

Las Cabañuelas -Parece que va a llover, el cielo se esta nublando, hay Mamá me estoy mojando-



Las Cabañuelas




Es una manera empírica y acertada de saber en qué tiempo era mejor adelantar o atrasar la siembra de las cosechas, simbolizando una ayuda a la hora de sembrar, de trillar, de todas las labores del campo, y poder obtener mejores cosechas o productos.

¿Cómo se hace dicha observación? Es sencillo; un ejemplo: El 1 de enero representa el mismo mes, el día 2 es para febrero, el 3 es marzo y así como aparece en este tablerillo. Si el día 3 de enero llueve, lloverá en marzo. Esto no es científico… ¡pero funciona!

Las cabañuelas es una creencia universal, aplicada tanto en Europa, como en Sudamérica o en Asia. En la región de Murcia las cabañuelas se interpretan en el mes de agosto, en Sudamérica y México el vaticinio se hace en el mes de enero. Los babilonios ya las descifraban en la Fiesta de las Suertes o Zamuc, en el ceremonial del Akitu del Año

La cultura judía también se valía de este arte en la Fiesta de los Tabernáculos, donde la cantidad de lluvia para el año venidero está decidida por los cielos. Los hindúes también tenían una tradición similar: designan 12 días en la mitad del invierno para hacer la réplica climática que ha de suceder en el año siguiente.

En el México antiguo

Las cabañuelas la adoptaron los aztecas de los mayas y el método era muy distinto al practicado hoy, al pretenderse amoldar un admirable trabajo de nuestros indios al calendario de la civilización cristiana. El método primitivo no era tan complicado ni extenso, ya que el año maya, al igual que el azteca constaba de 18 meses de 20 días cada uno y cinco días vagos que no entraban en los meses, sino que un día completo mediaba entre la entrada y salida del año y los otros cuatro días eran para cada uno de los cuatro cambios de estaciones.

Los 18 días primeros del mes de enero servían para cada uno de los meses y los dos días restantes o sea el 19 para predecir el tiempo del solsticio de estío y el 20 para el solsticio de invierno.

Estos pronósticos o cabañuelas se denominaban en maya “Chac-chac” y a la sucesión de los meses “xoc-kin”.

* Los nombres de los meses eran: pop, uo, zip, zots, tzec, xul, yakin, mol, chen, yax, zac, ceh, mac, kankin, muan, pax, kayab, cumhú, y uayeb.

* Los días del calendario maya, de cada mes, eran: ik, akbal, kan, chiechán, cimí, manik, lamat, muluc, oe, chuen, eb, bon, ix, men, cíb, cabán, eznab, cauac, ahua, imix.

* Del día “cabán” es que se origina la palabra castellanizada “Cabañuelas”, porque a los pronósticos de este día (el 16) los llamaban cabanel y eran los de más importancia para el cómputo del tiempo.

Esta tradición de las cabañuelas, desgraciadamente, se va perdiendo con el paso de los años, no obstante, todavía hay gente hoy día que las interpreta, muchas veces ayudado con el concurso de los refranes y los dichos populares; estos son toda una experiencia, una sentencia trasmitida de generación en generación, siendo muchas veces, la expresión más precisa del saber popular usada con conocimiento de causa.



Así que como se puede apreciar las cabañuelas son algo más que una simple tradición y no es algo que se haya inventado ayer sino que viene desde tiempos muy remotos, esto se puede rescatar en el texto que se incluyo para tratar este tema, fuentes wikipedia y algunas otras paginas de internet...

Por cierto hoy escuche en el radio que según el Director del Instituto de Astronomía y Metereología de la Universidad de Guadalajara Ángel Meulener Peña hoy no habra precipitaciones de este tipo, aunque a mi parecer si va a haber puesto que el día se encuentra nublado tal y como el día de ayer... así que falta ver si se equivoco o esta en lo cierto.
Blog Widget by LinkWithin
 
Elegant de BlogMundi